10 Hechos muy raros del Antiguo Egipto

Aparte de ser una civilización repleta de misterios, pirámides y tesoros, también podías encontrar costumbres un poco extrañas. No te las pierdas!

 

10 Piojos

El problema con los piojos se hizo tan grande que los egipcios llegaron a olvidarse de su pelo. Por eso muchos llevaban la cabeza afeitada, no por moda. También las mujeres lo hacían, utilizando pelucas desechables o fácilmente lavables.

 

9 Misterios

El historiador griego Herodoto descubrió una fiesta egipcia donde los hombres se reunían con sus familias en botes. Los hombres hacían comentarios a las mujeres que subían a los barcos.  Entonces las mujeres se quitaban la ropa, y decían cosas obscenas a los hombres y se burlaban de ellos. Cuenta que algunas se emocionaban tanto que saltaban al agua para nadar detrás de los botes.

 

8 Tutankamón fue enterrado con una erección

Cuando Howard Carter encontró la tumba de Tutankamón, descubrió tesoros y reliquias junto al Rey, pero también encontró que el faraón había sido enterrado con una erección. Nadie sabe exactamente por qué, pero es la única excepción conocida.

 

7 El control de natalidad egipcio era repulsivo

Los egipcios tenían su propio control de natalidad. Eran avanzados en medicina y las mujeres tenían algunas opciones, como miel o heces de cocodrilo, que la mujer se introducía dentro si no quería quedar embarazada. Para los hombres estaba la opción de frotarse con cebolla.

 

6 Las mujeres bellas no eran embalsamadas

Cuando moría un hombre era inmediatamente embalsamado. Pero a las mujeres hermosas las dejaban varios días para que se descompusieran un poco. Se hacía para evitar la necrofilia, porque alguna vez pillaron a algún embalsamador ‘en el acto’.

 

5 Los faraones eran muy obesos

En las películas verás a los faraones como atléticos y musculosos, pero la realidad era muy diferente. La mayoría de los nobles egipcios eran muy obesos. Tenían dietas muy malas basadas en banquetes diarios repletos de vino, carne y dulces. En muchas momias se han encontrado arterias obstruidas y restos de grasa corporal.

 

4 Los egipcios tomaban laxantes varias veces al mes

Para mantenerse sanos y eliminar el exceso de grasas, los egipcios tomaban laxantes tres veces al mes. Bebían aceite de ricino y pasaban todo el día en el cuarto de baño. Curiosamente, cuando tenían diarrea, también tomaban laxantes, porque pensaban que así se libraban de lo que la producía.

 

3 A los proctólogos egipcios los llamaban los ‘Pastores del ano’

Los egipcios tenían muchos conocimientos de medicina, incluyendo médicos expertos para cada parte del cuerpo. Lo que hacían los proctólogos de entonces era básicamente aplicar enemas.

 

2 Los tests de fertilidad egipcios eran molestos

Los tests de fertilidad egipcios se basaban en aplicar aceite por todo el cuerpo de la mujer y pedirle que se tumbara durante un día. Si ella se veía fresca y bien, entonces era fértil, si no, no lo era.

Otros ponían ajo o cebolla en la vagina de la mujer y, al día siguiente, le olían el aliento. Si le olía a ajo o a cebolla entonces era fértil, porque pensaban que todos los agujeros del cuerpo estaban comunicados.

 

1 Los egipcios creían que el hombre menstruaba

El Antiguo Egipto estaba repleto de enfermedades, incluyendo esquistosomiasis, que producía infecciones a casi todo el mundo. Esta enfermedad provoca sangre en la orina, pero era algo tan habitual que no lo consideraban una enfermedad, así que pensaban que los hombres menstruaban y aceptaban la sangre en la orina como algo normal y signo de fertilidad.


Facebook
Whatsapp