12 Sorprendentes formas de usar la cebolla. Un remedio natural para enfermedades comunes

Las cebollas son estupendas para cocinar y prepararte una buena ensalada. Pero, lo que muchos no saben, es que también resultan ser un remedio natural para muchas enfermedades comunes porque está repleta de antibióticos y antisépticos naturales gracias a su contenido de sulfuro. Igualmente ayuda al cuerpo a luchar contra radicales que causan enfermedades más graves, como el cáncer.

Estimulan el sistema inmunológico, tratan problemas respiratorios, ayudan contra la diabetes y ciertos problemas cardíacos, rebajan el colesterol y la artritis. Algunas culturas utilizaban la cebolla para tratar resfriados y gripes, infecciones respiratorias, bronquitis, tos y congestión.

 

Tos

Pela una cebolla y córtala por la mitad. Espolvorea azúcar marrón sobre cada mitad y déjalas durante una hora. Cómetelas dos veces al día para eliminar la tos. El sulfuro de la cebolla tiene propiedades anti bacterianas que matan a los microbios que causan la tos, reduce inflamación y libera toxinas del cuerpo.

 

Contra la caída del cabello

Pon a hervir agua e introduce una cebolla. Usa el agua resultante como pre-champú. Sus propiedades antibacterianas previene la caspa y estimula el crecimiento del pelo. Los antioxidantes detienen la caída del cabello y ayudan a que crezca más fuerte.

 

Reduce la congestión pectoral

Estruja una cebolla y haz una pasta añadiendo algo de aceite de coco. Cubre tu pecho con la pasta y cúbrelo con un paño de cocina. La cebolla funciona como un antibiótico natural y fortalece el sistema inmunológico. Los vapores de la cebolla también ayudan a que expulses mocos que provocan tos.

 

Calmar el cólico

Una cucharada de té de cebolla cada hora. La cebolla tiene propiedades que relajan los músculos, refuerzan el estómago y regula la digestión.

 

Calma la mordedura de un insecto

Coloca un trozo de cebolla sobre la picadura de un insecto para calmarla. La cebolla tiene propiedades anti-inflamatorias.

 

Infección de oído

Pica una cebolla, colócala dentro de un calcetín y anúdalo. Pon el calcetín sobre el oído y mantenlo en posición con un sombrero. Déjalo hasta que el dolor desaparezca.

 

Cortes

Utiliza una cebolla sobre un corte en la piel. Funciona como antiséptico y ayuda a detener el sangrado. La cebolla tiene propiedades anti inflamatorias y antibióticas que ayudan a que no haya infección.

 

Calmar un dolor de garganta

Cuece agua con una cebolla. Bebe un poco y haz gárgaras. Si no te gusta el sabor, puedes añadir algo de limón y miel. La cebolla es anti-inflamatoria.

 

Vómitos

Ralla una cebolla y frótala para obtener algo de jugo. Por otro lado prepara té de menta. Bebe dos cucharadas de esta zumo y espera cinco minutos. Luego bebé dos cucharadas de té de menta. Repite hasta que pare el vómito.

 

Limpia el aire

Una cebolla va a purificar el aire absorbiendo bacterias y virus en el aire.

 

Trata quemaduras de sol y menores

Frota algo de cebolla fresca sobre la quemadura para prevenir infecciones. El sulfuro de la cebolla ayuda a regenerar la piel.

 

Fiebre

Corta unas rodajas de cebolla. Mójate los pies con un poco de aceite de coco y aplica las rodajas de cebolla en cada pie. Envuelve los pies con plástico y ponte unos calcetines. La cebolla elimina toxinas y bacterias durante la noche.

Parece una simple colina, pero hay una ‘casa hobbit’ adorable debajo de ella

Las 15 Fuentes más Increíbles del Mundo