in

15 Cosas que son normales en Corea del Sur pero son asombrosas en el resto del mundo

Corea del Sur es un país de contrastes, donde conviven las tradiciones asiáticas y las nuevas tecnologías. Si viajas a ese país, no te extrañes de encontrar todos estos misterios:

Apoyo del estado a las mujeres embarazadas

Todas las mujeres embarazadas en Corea del Sur reciben una tarjeta de crédito especial del gobierno. Esta tarjeta tiene alrededor de 400 euros. Una futura madre puede gastar este dinero en tratamiento médico, descuentos en transporte público, etc. A las embarazadas les dan una pulsera especial. Los asientos para mujeres embarazadas se marcan en color rosa y se encienden cuando una mujer embarazada lleva una de estas pulseras para que sepan que deben dejarle libre el asiento. También encuentras zonas de aparcamiento especiales.

 

Cada parada de autobús dispone de un panel informativo con los horarios de los autobuses actuales

Los autobuses disponen de aire acondicionado. Los conductores llevan uniformes con guantes y gafas de sol. Los autobuses funcionan 7 días a la semana, 24 horas al día. Un taxi compartido entre 3 o 4 personas cuesta lo mismo que un viaje en autobús.

 

Te permiten probar la comida en los supermercados

En la mayoría de supermercados puedes probar la comida antes de comprarla. Nadie controla cuánta comida pruebas antes de comprar (o no).

 

A los coreanos les gusta dar y recibir regalos prácticos

Un regalo típico puede estar compuesto por rollos de papel higiénico. Los coreanos piensan que la longitud de un rollo implica longevidad. Les gustan los regalos prácticos, sobre todo si pueden comerse. En los supermercados encuentras cajas especiales para regalo compuestas por una combinación de comidas diferentes.

 

Los presentadores de televisión llevan ropa tradicional coreana durante la celebración del Año Nuevo

 

Los jardines de infancia llevan uniformes de un color determinado para que no se pierdan durante los paseos por la ciudad

 

Las iglesias dan pequeños regalos a los feligreses

Trimestralmente, las grandes iglesias organizan visitas gratuitas a dentistas y peluqueros para su parroquia. Tienen muchos representantes que reclutan activamente personas y empresas que desean participar. La invitación más popular es la distribución de toallitas húmedas gratuitas con una dirección de la iglesia en ellas. Por cierto, Corea del Sur tiene la iglesia más visitada en el mundo con la parroquia que consiste en más de 1 millón de personas al año.

 

Los estudiantes de universidad estudian hasta media noche

Los niños coreanos tienen que estudiar mucho. Las clases en el colegio van desde las 9 de la mañana hasta las 6 de la tarde. Los de secundaria vuelven del colegio a las 10 de la noche, y los universitarios acaban muchas veces a la 1 de la madrugada. Las bibliotecas abren 24/7. Muchos acaban perdiendo interés en hobbies o no tienen tiempo para una vida privada. Su tiempo libre suelen pasarlo en redes sociales.

 

Las pareas suelen llevar ropas parecidas

A las parejas coreanas les gusta que la gente se de cuenta de que están juntos, y suelen hacerlo llevando ropa parecida. En las tiendas sueles encontrar pares de ropa y zapatos para hombre/mujer.

 

El mejor agradecimiento para un profesor es una taza de café o chucherías

Dar regalos a los profesores se considera un soborno. Los padres y alumnos que quieren mostrar gratitud a los maestros suelen hacerlo con tazas de café o chucherías.

 

Trenes de metro temáticos

Hay muchos trenes de metro dedicados a personajes de dibujos. Incluso encuentras muñecos o voces de los personajes.

 

Corea del Sur está aislado y sabe poco de las tradiciones de occidente

 

Aunque parezca una contradicción, pocas veces un coreano sabrá decirte el nombre de un cantante popular en el mundo, no suelen escuchar música de otros países o ver películas extranjeras. Ni siquiera les enseñan geografía en el colegio. Eso sí, el K-pop (pop coreano) es muy famoso allí. Curiosamente, la música y el cine coreanos no son más que copias del que se escucha en occidente.

 

No comen perros en Corea del Sur

Aunque fuera algo relativamente habitual en otras épocas, las generaciones recientes nunca han probado carne de perro. Aunque todavía puedes encontrar algún restaurante donde sirvan esta comida suelen ser muy caros. Sobre todo comen arroz, carne al grill y muchos vegetales.

 

Faltan papeleras y servicios públicos

No sueles encontrar papeleras porque los coreanos son muy limpios. Suele haber servicios públicos en cada parque y en las estaciones de metro. Los servicios de mujeres suelen tener mesas especiales para cambiar pañales.

 

La adicción al trabajo de Corea no tiene límites

Recientemente, el gobierno de Corea del Sur decidió luchar contra la adicción al trabajo que se ha convertido en una enfermedad en todo el país. Las computadoras de los empleados de oficina a las que les gusta trabajar horas extras deben apagarse el viernes por la noche. Esta medida es necesaria para obligar a las personas a vivir una vida normal. Se supone que esta innovación se aplica a todos, pero en ocasiones especiales se pueden hacer algunas excepciones. Sin embargo, no todos los coreanos aprecian esta nueva regla.

10 Fundadores de multinacionales que normalmente no muestran sus caras

30 Tatuajes 3D que son demasiado perfectos para ser reales