20 Veces que la gente olvidó algo y luego sufrieron las consecuencias

Cualquiera puede tener un despiste, puedes ir a comprar algo al supermercado y volver con la cesta llena de cosas menos con aquello que ibas a comprar o meter en la nevera algo que ibas a meter en el frigorífico. Claro que hay ocasiones en las que los despistes no son irrelevantes, sino que traen consecuencias a las que tienes que hacer frente. A veces de forma graciosa (cuando se lo cuentas a los demás).