Ahora puedes tener una máquina expendedora de refrescos en la mesa de tu oficina

Se acabó tener que levantarte hasta la nevera para hacerte con una bebida fría, y olvídate también de que en tu trabajo no tengan siquiera una mini-nevera donde guardar unas latas refrescantes.

Esta mini-máquina expendedora te permite almacenar hasta 10 latas de refrescos o cerveza y funciona igual que cualquier máquina de las que puedes encontrar en muchos establecimientos.

De hecho, es capaz incluso de categorizar las latas hasta en cinco tipos diferentes de bebidas para luego servir tu preferida.

Por ejemplo, puedes probar con refrescos normales, refrescos bajos en calorías, agua, cervezas, bebidas sin burbujas o cualquier otro brebaje que venga enlatado en formato de 350 ml.

Para acceder a las bebidas tienes dos opciones. Una es la más obvia, abrir la puerta frontal como si fuera una nevera normal y corriente.

La segunda, más divertida, funciona presionando un botón. Al pulsarlo, la lata seleccionada caerá desde la parte de arriba hasta la ranura situada en la parte inferior, como en las máquinas expendedoras grandes.

Esta mini máquina no es demasiado grande ni demasiado pequeña. Cabe sobre una mesa de escritorio que tenga algo de espacio libre, debajo de ella, en el suelo o en cualquier parte donde creas que puedes necesitar un refresco o una cerveza fría.