Alemania quiere cubrir sus autopistas con paneles solares para conseguir electricidad gratis para el país

Cubrir carreteras con energía fotovoltaica tendría un enorme potencial para generar electricidad en Alemania.

La idea además, tiene ventajas extras: sirve para proteger el asfalto y evitar el exceso de ruido. Aunque parezca una idea futurista, ya está en marcha un proyecto piloto para comprobar su efectividad en la práctica.

Alemania dispone de 13.000 kilómetros de autopistas que cruzan el país de un lado a otro. Es tan grande que, de hecho, solo tres países la superan en todo el mundo

¿Se podría utilizar esta área de manera eficiente para la generación de energía a través de un techo con módulos solares? Un proyecto piloto internacional del Instituto Austriaco de Tecnología (AIT) investiga ahora precisamente este asunto.

Los investigadores afirman que este tipo de techado que habitualmente se encuentra en edificios y calles podría traer otros efectos positivos además de la generación de energía solar y el uso múltiple de la zona: la superficie del asfalto está protegida de las precipitaciones y del sobrecalentamiento y así se logra una vida útil más larga. Una construcción adecuada también permitiría obtener una protección adicional contra el ruido.

Las áreas de tráfico representan el 5% de la superficie total de Alemania, y utilizarlas para generar electricidad tiene mucho potencial

Los científicos asumen que existe un potencial fotovoltaico de al menos 72 gigavatios, 41,5 teravatios/hora, suficiente para cubrir la tercera parte de la demanda eléctrica del país, que no es poco.

Sin embargo no todo son ventajas en un primer momento:

Aquí se necesitan muchas estructuras para soportar el viento, además se deben proteger contra la corrosión

El prototipo que se está desarrollando se basa en construir el sistema y probarlo durante un año midiendo su efectividad.

De esta manera, los investigadores esperan sacar conclusiones sobre los diversos requisitos de un sistema de este tipo, por ejemplo, con respecto al drenaje, las cargas de viento y nieve, la estabilidad y la seguridad contra impactos, las opciones de mantenimiento y la seguridad del tráfico.

La idea es que los techos solares no deben oscurecer por completo las carreteras y calles. Por el contrario, se utilizan módulos y marcos que todavía son suficientemente translúcidos. Estos módulos parcialmente transparentes reducen la eficiencia, pero solo en una medida muy pequeña.