in

Amor entre perros y dueños es el mismo que entre padres e hijos, según un estudio

 

Hay quien considera que el perro es parte de la familia y, según un reciente estudio de una universidad japonesas, esa idea podría ser completamente cierta.

La conclusión surge cuando se analizó el intercambio de miradas entre un perro y su dueño y se midieron los niveles de oxitocina, la ‘hormona del amor’. Esta hormona está relacionada con patrones sexuales y con el comportamiento paternal.

Esta investigación concluye que existe un enlace hormonal entre humanos y animales y podría explicar por qué los perros han sido nuestros compañeros durante miles de años.

“Este descubrimiento sugiere que los perros afectan al sistema de vinculación humana”, dice un experto de la Universidad de Durham en EEUU. Este estudio contribuye a comprender por qué los perros ayudan tanto a personas con autismo y con desórdenes psicológicos.

Para realizar el estudio, los investigadores llevaron a varios perros y a sus dueños y analizaron cómo interactuaban durante 30 minutos midiendo los  niveles de oxitocina en la orina de los participantes. Se dieron cuenta de que el contacto visual constante aumenta los niveles de esta hormona tanto en perros como en humanos.

El mismo mecanismo de liberación de oxitocina durante el contacto visual fortalece los vínculos emocionales entre madres e hijos ayuda a regular el vínculo entre perros y dueños.

Otros expertos más escépticos afirman que, en realidad, el amor que surge de esta relación solo se da en el lado humano y que los perros no aman, solo reconocen al humano como su líder proveedor de alimento y protector.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Estos 17 tweets contienen la esencia del matrimonio

18 Cosas que solo van a entender las mujeres