Inventan cascos que parecen de astronautas para filtrar el aire en lugar de las mascarillas

Las mascarillas se han vuelto un elemento de primera necesidad, hasta el punto de que es habitual el hecho de no poder entrar en establecimientos si no llevas una de ella puestas.

Incluso en muchos lugares no podrías siquiera salir a la calle sin algún tipo de protección facial.

Aunque se han hecho necesarias para que la población se encuentre algo más protegida ante la amenaza de virus y enfermedades resulta que es posible que la cosa llegara todavía un poco más lejos.

La empresa MicroClimate ha inventado este tipo de casco capaz de filtrar el aire para dar una protección todavía más segura al que lo lleve puesto porque, además, evita que te toques la cara sin darte cuenta, otro de los puntos de contagio más habituales.

Según la empresa:

AIR filtra tanto el aire de entrada como el de salida a través de filtros HEPA que se encuentran delante y detrás de nuestros ventiladores. La pantalla acrílica de AIR permite una vista sin obstáculos del rostro. El usuario también puede usar gafas sin interferencias. El tejido del interior y del cuello es ligero y lavable

A algunos les parecerá excesivo, mientras que otros estarán deseando sentirse más seguros llevando puestos uno de estos cascos.

No hace falta mencionar que las ventajas extras también están ahí, además de protegerte de todo tipo de virus y bacterias también evita que respires el aire contaminado que envuelve a la mayoría de ciudades en la actualidad.

El casco viene con una batería que dura 4 horas que se carga mediante un cable USB normal y corriente.

Si quieres hacerte con uno, prepárate a pagar unos 170 euros por casco. Microclimate