in

Compró un almacén abandonado y se rieron de él, pero cuando lo abrió …

Esta es una historia de suerte sin precedentes que le ocurrió al señor Tom Cotter. Este hombre se dedicaba al comercio en Nueva York, pero decidió retirarse a un lugar más tranquilo para vivir, así que se mudó a Portugal, y ahí comenzó su historia.

 

 

 

Se compró una propiedad en la que se incluía un almacén abandonado que estaba cerrado, con puertas de acero soldadas y selladas. Cuando las abrió, ¡se llevó una sorpresa!


La propiedad había estado abandonada durante 15 años, y los anteriores propietarios habían muerto sin descendencia.

Desde entonces, nadie había estado interesado en comprarla para no tener que hacer frente a 15 años de impuestos. Sin embargo en señor Cotter no se lo pensó dos veces y la compró.

Lo primero que hizo fue contratar a alguien que fuera capaz de cortar las densas puertas de acero y mira lo que encontró en el interior.

¡¡El almacén estaba repleto de coches antiguos!!

El valor de los vehículos se estima en más de 30 millones de euros. Realmente no se arrepintió de la compra, tuvo mucha suerte! Si te gustó, compártelo: