in

Con estas persianas solares puedes conseguir energía eléctrica gratis convirtiendo tus ventanas en paneles solares

En muchas ocasiones, algunos de los inventos más sencillos del mundo acaban considerados como los más prácticos. Por ejemplo ¿qué haríamos si alguien no hubiera tenido la idea de fabricar persianas?

Las persianas parecen poca cosa, hasta que llega el verano y la temperatura sube demasiado.

Ahora, en pleno siglo XXI, ya toca que las populares persianas tengan una evolución tecnológica y, en este caso, muy interesante.

La idea se basa en convertir las ventanas que encuentras en cualquier edificio en paneles solares mientras evitas que el el calor y la luz solar haga subir la temperatura en el interior más de la cuenta.

Estas persianas funcionan como paneles solares, se llaman SolarGaps, y han sido un éxito en kickstarter, seguramente porque muchos están viendo el potencial que tiene la idea.

Las SolarGaps vienen con una aplicación para teléfono móvil y se puede integrar con Google Home, Amazon Echo y Nest.

La energía solar es capturada por las persianas y convertida en energía eléctrica que puedes luego derivar donde prefieras.

Por ejemplo podrías utilizar la electricidad generada para recargar gadgets, alimentar baterías caseras (que están popularizándose cada vez más) o bien retroalimentarla a la red eléctrica y ganar algo de dinero con ello si tienes suerte de vivir en un país donde las compañías eléctricas te paguen por generar energía.

Una ventana puede esperar recibir unas 10 horas de luz solar cada día. Según la empresa que las está fabricando, al instalar una persiana SolarGap de 1 metro cuadrado en una ventana puedes llegar a obtener 500kWh por año, lo cuál supone una generación de energía por un valor de unos 60 euros.

Como un panel SolarGap cuesta unos 320 euros, eso significa que puedes recuperar la inversión en 4 o 5 años. A partir de ahí, la energía eléctrica obtenida sería gratis.

Obviamente, no puedes esperar obtener tanta energía solar con una de estas persianas como la que obtendrías con un panel solar típico instalado en el techo de un edificio pero, aun así, no está mal la idea de aprovechar la superficie de las ventanas para conseguir energía eléctrica gratis.