in

Diseñan baterías de diamante con residuos nucleares que duran 28.000 años y son baratas de fabricar

Imagina que la batería de tu teléfono móvil durara nueve años sin necesidad de una sola recarga, probablemente mucho más tiempo del que tardarías en cambiar el propio teléfono por otro modelo. Supongamos una batería para coches eléctricos que durara cerca de cien años sin tener que repostar o un marcapasos que tuviera una vida útil de 28.000 años.

Esto idea es la que está detrás de un invento de la empresa de EEUU NDB (Nano Diamond Battery) que ya está realizando pruebas con baterías que lleguen a esos extremos nunca antes vistos.

El ‘truco’ de estas baterías residen en el uso y aprovechamiento de residuos nucleares radiactivos.

En la actualidad existen multitud de cementerios nucleares y de desechos radiactivos que no se sabe bien cómo deshacerse de ellos de manera segura.

Imagina que todo ese material se pudiera reciclar de alguna forma y, de paso, ofrecernos una fuente de energía que multiplica exponencialmente la potencia y duración de las baterías actuales.

¿Cómo funcionan estas baterías nucleares?

La idea de Nano Diamond Battery está en utilizar algunas partes de las centrales nucleares como retractores y moderadores que, con el tiempo, se vuelven radiactivas.

Estas partes que han ido acumulando radiación se convierten en la materia prima básica de las nuevas baterías.

Lo que hace la empresa es extraer grafito radiactivo de esta materia prima, rica en carbono 14. Este grafito es purificado y compactado de manera que se generan pequeños diamantes de carbono 14.

Este diamante de carbono 14 es radiactivo, pero se cubre por otra capa de diamante de carbono 12. Esta capa acaba conteniendo las partículas energéticas y evita las fugas de radiación, como una capa protectora.

Este material de diamante se va superponiendo en diferentes capas para formar una pequeña placa de circuito integrado.

La estructura que se consigue se puede integrar fácilmente en cualquier estándar actual, con cualquier tamaño, incluyendo pilas AA o AAA.

Al final, obtienes un generador de energía pequeño que no necesita se recargada y que, según afirma la empresa, tendrá un precio mucho menor que las actuales baterías de litio.

La parte económica de la fabricación tiene también su truco porque, a primera vista, parece que todo el proceso para crear mini diamantes de carbono 14 es caro.

De hecho, lo es, pero hay que restarle a su coste el hecho de que los que proveen de los residuos nucleares pagan altas cantidades a cambio de deshacerse de esos desechos.

Respecto a la seguridad, NDB afirma que estas pilas tendrían unos niveles de radiación menores que los que produce el cuerpo humano, así que serían seguras para una multitud de usos.

Tal como afirman desde NDB:

Imagina un mundo en el que no tendrías que cargar la batería de tu móvil en absoluto durante el día. Ahora imagínese por semanas semana, o por meses… ¿Qué tal durante décadas? Eso es lo que somos capaces de hacer con esta tecnología”.