in

Dos gatos en Japón llevan años intentando colarse en un museo y al guarda lo tienen loco

Las cosas que pasan en Japón no ocurren en otra parte del mundo. Conocerás casos y noticias de gente que intenta colarse en un concierto o un cine, pero en ese país donde todo el mundo guarda las formas y las reglas lo que encuentras son … gatos intentando colarse en un museo.

Todo empezó cuando un fotógrafo japonés inauguró una muestra de su trabajo en un museo. La obra en cuestión se llamaba ‘Gatos – Exhibición de fotografía de Mitsuaki Iwago’. Como si de alguna manera supiera leer o como si hubiera algo que le atrajera dentro del museo, un gato negro callejero intentó pasar por la puerta principal del museo. El guarda de la puerta evitó que lo hiciera, pero poco después volvió con un amigo pelirrojo.

Los dos se encontraron con la resistencia del guarda, pero no cesaron en su empeño porque, desde entonces, no paran de intentar entrar una y otra vez. Al final, el personal del museo optó por hacerles fotos y subirlas a Twitter, donde se han hecho unas pequeñas celebridades entre los fans de los gatos y los museos. Twitter

 

En el Museo de Artes Onomichi de Hiroshima se pasan gran parte del día intentando que dos gatos no se cuelen dentro

 

 

Quizás sea por la escultura de la puerta. El que intenta colarse dentro es el negro

 

Y este pelirrojo

 

Hace dos años, el museo inauguró una muestra llamada ‘Gatos – Exhibición de fotos de Mitsuaki Iwago’. Ahí comenzó todo

 

Al inaugurarse la muestra, este gato negro intentó colarse

 

El guarda lo evitó

 

Poco después volvió, pero esta vez acompañado de un amigo pelirrojo

 

Pero tampoco lo dejaron entrar

 

Los dos deben vivir en algún lugar cerca del museo, porque vuelven una y otra vez

 

Aunque todavía no han conseguido entrar

 

Aunque a veces disfrutan de lo que hay dentro

 

Planeando su próximo intento

 

Al final se han hecho famosos y el museo incluso vende productos relacionados con ellos. ¡Y ni aun así les dejan entrar!

Hombre se encuentra a una ardilla bebé en su cama y la cuida como si fuera una mascota adorable

40 Fallos épicos que cuesta creer que sean reales