in

El gusto por el alcohol y la cerveza es hereditario, dale las gracias a tus padres

¿Por qué a algunas personas les gusta el café y la cerveza? Una nueva genética sugiere que las preferencias sobre bebidas dependen de los efectos psicoactivos.

¿Por qué bebes un café amargo y tostado oscuro o una cerveza de lúpulo mientras tus amigos y compañeros de trabajo beben cocacola o zumos?

La científica Marilyn Cornelis buscó variaciones en los genes de nuestro gusto que podrían explicar nuestras preferencias de bebidas, porque entender esas preferencias podría indicar formas de intervenir en las dietas de las personas.

Para sorpresa de Cornelis, su nuevo estudio de Northwestern Medicine mostró que las preferencias de sabor para las bebidas amargas o dulces no se basan en las variaciones en los genes de nuestro gusto, sino en los genes relacionados con las propiedades psicoactivas de estas bebidas.

«La genética que subyace en nuestras preferencias está relacionada con los componentes psicoactivos de estas bebidas. A la gente le gusta la forma en que el café y el alcohol los hacen sentir. Por eso lo beben. No es el sabor».

Según Cornelis, el estudio destaca componentes importantes de recompensa de comportamiento para la elección de bebidas y aumenta nuestra comprensión del vínculo entre la genética y el consumo de bebidas, y las posibles barreras para intervenir en las dietas de las personas.

Las bebidas azucaradas están vinculadas a muchas enfermedades y condiciones de salud. El consumo de alcohol está relacionado con más de 200 enfermedades y representa alrededor del 6 por ciento de las muertes en todo el mundo.

Cornelis encontró una variante en un gen, llamado FTO, vinculado a las bebidas azucaradas. Las personas que tenían una variante en el gen FTO, la misma variante anteriormente relacionada con un menor riesgo de obesidad, sorprendentemente prefieren las bebidas endulzadas con azúcar.

La ingesta de bebidas se recolectó mediante recordatorios o cuestionarios dietéticos de 24 horas. Los científicos contaron la cantidad de porciones de estas bebidas amargas y dulces consumidas por aproximadamente 336,000 personas, quienes probaron ciertas porciones de bebidas amargas y dulces. Luego se buscaron las variantes a nivel genético que podrían tener que ver con la selección en el gusto de algunos sabores.

Se encontró que las variantes con el gen FTO (gen vinculado a la obesidad e inhibidor de la sensación de saciedad) se inclinan más por las bebidas azucaradas y tienen menos riesgos de sufrir obesidad, lo que significa que el hecho de tener este gen no implica que vayas a sufrir sobrepeso.

Esta cama para gatos con forma de plátano es el escondite perfecto para que se resbalen dentro

Este japonés aprende a apilar monedas desafiando la gravedad y hace estas virguerías imposibles