in

El ritmo cardiaco de los perros aumenta un 46% cuando sus dueños les dicen ‘te quiero’, descubre un estudio

Si alguna vez te has preguntado cuánto te ama realmente tu perro, quizás este estudio te saque de dudas.

En este nuevo estudio realizado por Canine Cottages, cuatro cachorros diferentes fueron equipados con collares especiales de seguimiento de la frecuencia cardíaca para mostrar qué es aquello que los altera, tanto positiva como negativamente, cuando interactúan con sus dueños.

Combinando los datos de seguimiento de la frecuencia cardíaca de los cuatro perros durante una semana, se descubrió que su frecuencia cardíaca promedio fue de 67 latidos por minuto. Pero cuando sus dueños les dijeron a los caninos “Te quiero”, su frecuencia cardíaca se disparaba un 46% hasta llegar a los 98 latidos por minuto.

Por si fuera poco, los investigadores también descubrieron otro efecto en los canes, el estudio también mostró una cosa que reduce la frecuencia cardíaca de los perros perro: los abrazos.

Según el estudio, después de un abrazo de su dueño, la frecuencia cardíaca de los perros disminuía de media un 23%, es decir, de 67 latidos por minuto el perro pasaba a 52 mientras estaban siendo abrazados por sus dueños.

El estudio no se quedó en monitorizar a los perros, también se preocupó de investigar qué ocurría con los dueños, y lo que descubrieron no fue menos interesante.

Canine Cottages también realizó un seguimiento de la frecuencia cardíaca de los propietarios de los dueños. Los resultados mostraron que su frecuencia cardíaca aumentó en un 10% en promedio cuando vieron a su perro por primera vez después de estar alejados de ellos por un período de tiempo.

Como es sabido, cuando se saluda a los perros, es probable que muevan la cola de un lado a otro, salten y vuelvan hacia sus humanos favoritos. También pueden expresar afecto trayendo un juguete, lo que indica que confían lo suficiente en la persona para jugar con ellos.

Si un perro muestra su barriga o duerme boca arriba con el pecho hacia arriba, es una señal de confianza. Estos perros confían en los humanos que los rodean lo suficiente como para ponerse en una posición vulnerable.

“Es asombroso ver que la frecuencia cardíaca de nuestros perros aumenta cuando se les dice que son amados, que muestran entusiasmo, y disminuye cuando los abrazan, que muestran satisfacción”