Enfermera israelí amamanta a un bebé palestino después de un accidente de coche, y da una lección universal

Con tanta guerra y destrucción, algo tan simple como alimentar al bebé de un extraño puede dar a otros la esperanza que necesitan.

Las luchas entre palestinos e israelíes son difíciles de ignorar, pero eso no evita que una madre israelita ayude a un bebé palestino que necesitaba algo que solo una madre le podría dar.

En la página Birth of a Mama de Instagram puedes ver una emocionante imagen de una madre israelí amamantando a un bebé palestino.

 

En la página explica qué ocurrió. La familia palestina estaba viviendo en una zona bajo control israelí. y tuvo un accidente de coche.

“El padre de familia murió en el momento, la madre estaba en situación crítica y el bebé lloraba durante horas, muy traumatizado para aceptar un biberón o incluso que lo abrazaran”

La madre y el bebé fueron llevados a un hospital de Jerusalén, donde Una Ostrowsky-Zak trabaja como enfermera. Una tiene un bebé de un año y medio y le da el pecho. Así que ella sabía qué es lo que había que hacer.

“Ella describe cómo todo el cuerpo del bebé se relajó y se calmó mientras lactaba, su latido de corazón se fue calmando lentamente”

 

Ostrowsky-Zak no le dio el pecho solo una vez

Ella siguió amamantando al pequeño cada vez que lo necesitaba, hasta un total de cinco veces. Aun así, ella no podía cuidar a este bebé mientras estaba en su casa cuidando de su propio niño.

Así que publicó en un foro pidiendo madres voluntarias para que se ofrecieran.

En dos minutos, miles de madres israelíes y palestinas se ofrecieron voluntarias para acunar el bebé mientras su madre se recupera.

Cuando la familia del bebé llegó, la abrazaron y le dijeron a la enfermera que se había convertido en una madre simbólica para el pequeño.

Esta simple imagen de Instagram demuestra cómo la gente puede apartar sus diferencias para ayudarse unos a otros.

La enfermera lo explica con sus propias palabras:

Después de todo, estoy aquí toda la noche. Parecía la cosa más sencilla de hacer. Lo cuidé todo el turno, mientras cuidada a otros niños en la guardería, hasta 5 veces en toda la noche

Además de la leche, el pequeño sobrevivió al difícil accidente y solo tiene algunas heridas leves, una fractura en el cráneo y y algo de daño en los pulmones.

Comenzaron a tratarlo, pero no quería biberones, no comió nada durante siete horas, y no paró de llorar.

Según. ostrxowski-Zak, el pequeño se relajó y se durmió en mis brazos. Todo lo que quería era a su madre o alguien con quien conectar.

Un fábrica de zumos descarga cáscaras de naranja en una zona deforestada. Así se ve 16 años después

Este tatuador también es dibujante de cómics y mira los tatuajes que hace