in

Esta bicicleta eléctrica tiene cuatro ruedas y parece un coche

Ya no es una noticia que las bicicletas eléctricas se están poniendo de moda, entre otras cosas porque te evitan pedalear cuesta arriba y porque suponen una alternativa interesante a otros vehículos de motor tradicionales.

Sin embargo, no todo son ventajas. El hecho de que las bicicletas tengan dos ruedas no las convierte en los métodos de transporte más seguros del mundo. Tampoco te protegen de las inclemencias del tiempo. Así que alguien ha pensado en solucionar todo esto e inventar el Podbike, la bicicleta eléctrica de cuatro ruedas que parece un coche.

El Podbike es un curioso intento de unir a las bicicletas eléctricas y a los automóviles.

A pesar de disponer de cuatro ruedas, la Podbike es lo bastante compacta como para caber en espacios pequeños y es tan fácil de entrar y salir de ella como de una bicicleta normal.

El vehículo funciona en parte con baterías eléctricas y en parte con energía humana. Eso sí, sin cadenas ni engranajes grasientos que puedan disgustar a algunos.

Una gran ventaja de la Podbike es que el espacio de estacionamiento que necesita es mucho menor que el de cualquier otro vehículo de cuatro ruedas. Esto es debido a su tecnología de estacionamiento que permite descansar el vehículo sobre las ruedas traseras, hasta el punto de que ocho Podbikes pueden caber en una sola plaza de aparcamiento para coches.

Las ruedas de la Podbike están diseñadas para ofrecer estabilidad y comodidad.

El vehículo incluye faros e intermitentes para mejorar la seguridad del piloto. También incluye zonas ‘de aplastamiento’ que absorben la energía en caso de impacto.

Aunque se trata de un vehículo pequeño, dispone de un asiento adicional para carga o para un niño. Ideal para llevar al pequeño al colegio o ir a por la compra.

Para terminar, el Podbike se ha diseñado con unas formas futuristas que serán atractivas para muchos y se espera que futuros modelos vengan con funciones de auto-aparcamiento y auto-carga para mejorar la autonomía del vehículo.

Si estás pensando en comprarte una, el precio de venta ronda los 5.000 euros.