Esta empresa regala 1 semana de vacaciones a los no fumadores para compensar los descansos

Una empresa de Japón se ha tomado en serio el motivar a sus trabajadores para que dejen de fumar, y lo han hecho con una medida con mucha imaginación. La empresa se llama Piala y está dando un extra de 6 días de vacaciones a sus empleados no fumadores.

La idea no es solo conseguir trabajadores más saludables que tengan menos bajas, sino algo más curioso: los fumadores suelen tomarse descansos de 15 minutos para echar un cigarro. Así que esta sería una manera de compensar a los no fumadores por el tiempo que trabajan de más comparativamente hablando.

Para colmo, la empresa tiene sus oficinas en la planta 29 de un gran edificio, y no se puede fumar en ningún rincón del rascacielos, así que los fumadores deben bajar hasta la calle para encenderse un pitillo.

De momento, 30 de los 120 empleados ya están disfrutando de la ventaja de las vacaciones extras. El CEO de la empresa afirma que “espero incentivar a mis trabajadores para que dejen el tabaco con incentivos, en lugar de con castigos o multas”. piala.co.jp

 

Esta empresa de Japón se llama Piala y tiene sus oficinas en la planta 29 de un edificio. Los trabajadores que quieren fumar, tienen que bajar a la calle, y tardan 15 minutos por cigarro

 

Uno de los trabajadores no-fumadores dio la sugerencia a la empresa diciendo que los descansos para fumar causaban problemas

 

El CEO de la empresa aceptó y ahora les están dando un tiempo extra de vacaciones a los no fumadores para compensar

 

“Espero incentivar a mis trabajadores para que dejen el tabaco con incentivos, en lugar de con castigos o multas”

 

De momento, 30 de los 120 empleados ya están disfrutando de los días de vacaciones extra

 

La idea es, también, incentivar a todos los trabajadores para que dejen el hábito del tabaco

¿Aceptarías algo así en tu trabajo? Comparte en Facebook si te gustó la idea

25 Pruebas de que las fotos ‘perfectas’ de las redes sociales son una gran mentira

Padres publican sus fallos más épicos, y son así de graciosos