in

Esta granja vertical funciona con turbinas eólicas, produce 1.000 toneladas de comida al año

Aunque parezca un simple proyecto futurista, esta súper granja vertical se está fabricando realmente. Está situada en Dinamarca, funciona de manera sostenible y ecológica y podría abastecer de comida a miles de ciudadanos.

La nueva instalación es fruto de la colaboración entre una empresa taiwanesa, YesHeath, y otra compañía danesa llamada Nordic Harvest. Se trata de una granja vertical cubierta cuya superficie alcanza nada menos que los 7.000 m2. Para hacernos una idea aproximada, esa superficie equivale al tamaño de 20 campos de fútbol.

Imagina lo que supone esa superficie de terreno cultivable y la cantidad de árboles talados que podrían evitarse en ciertas zonas del planeta.

Para conseguir sumar tanta superficie en tan poco espacio, la granja dispone de 14 estanterías capaces de producir 1.000 toneladas de vegetales al año, el equivalente a la demanda de todo el país.

Para conseguir que los vegetales crezcan se utilizan métodos de hidroponía, gracias a los cuáles se necesita una cantidad de agua mínima para conseguir que las plantas crezcan.

Una cantidad de luces LED se encargan de ofrecer a las plantas la luz necesaria para su desarrollo pero, lo mejor de todo, es que la granja funcionará completamente con energía eólica.

YesHealth Group está ayudando a Nordic Harvest a construir la granja vertical más eficiente de Europa ubicada en Copenhague, Dinamarca. Ha sido un placer trabajar con YesHealth Group. Creemos que YesHealth Group ofrece el mejor sistema de agricultura vertical del mundo, y estamos emocionados de expandirnos juntos al resto de los países nórdicos en los próximos años

El único problema de este sistema es que el precio de los productos vegetales todavía será más caro que los conseguidos con métodos tradicionales, pero es cuestión de tiempo que este tipo de granjas se popularice y los precios se reduzcan.

Lo mejor de todo es que la idea bien podría exportarse con relativa facilidad a cualquier parte del planeta, sobre todo esas zonas donde no todo el mundo tiene acceso fácil a alimentos.

¡Necesitamos más de estas en todo el mundo!