in

Este gato callejero herido y frío golpea la ventana de una mujer pidiendo que le dejen entrar

Como si un cuento o una película infantil se tratar, este gato no se dio por vencido antes las vicisitudes de la vida y decidió intentar hacer algo para arreglar las cosas.

El desdichado gato se encontraba solo, herido y con mucho frío, viviendo en la interperie, así que solo le quedó intentar una cosa más: llamar a las puertas hasta que alguien le ofreciera ayuda.

Una mujer canadiense escuchó unos ruidos que provenían de su patio trasero así que se asomó para ver qué estaba pasando.

Allí lo que encontró fue a un pequeño gato naranja dando golpecitos en su ventana mientras maullaba.

Lo primero que hizo la mujer es lo que se supone que haría cualquiera en estos tiempos que vivimos: tomar una foto de pequeño gato con su teléfono móvil.

Por suerte para el gato, la mujer no se quedó ahí y, a los pocos minutos, el animal ya estaba siendo tratado en un veterinario.

Entró en el transportista solo y una vez que llegó al veterinario, fue muy tranquilo, dejó que el veterinario hiciera el chequeo, el análisis de sangre y las radiografías, el gato no era salvaje en absoluto

Seguramente se trataba de un gato abandonado o perdido porque, aunque no tenía chip, se mostraba muy amigable con los seres humanos con los que se encontraba.

Incluso se mostró amable con el personal de la clínica y sacaba su pata de la jaula para que la gente pudiera acariciarlo

El gato mostraba signos de congelación, problemas dentales, herida de mordedura sangrante, pulgas, diabetes y alergia en la piel, además de un problema en los ojos.

El veterinario dijo que el pequeño animal probablemente no habría sobrevivido al invierno, así que tuvo suerte de que lo encontraran y lo trataran.

El veterinario comenzó las gestiones para que el gato fuera adoptado por alguien interesado, pero la mujer que lo encontró llamando a su ventana se apresuró a decir que el pequeño animal ya tenía un hogar, y se quedó con él.

¡Casi parece un cuento navideño!