in

Este hombre construye un comedero para pájaros que acepta tapas de botellas a cambio de comida

Aunque no lo parezca, los pájaros son seres muy inteligentes. Quizás no puedan construir naves espaciales ni realizar cálculos matemáticos complejos, pero si les va la supervivencia en ello, son capaces de realizar pequeñas proezas inteligentes.

Este hombre, Hans Forsberg, es un especialista en inteligencia artificial aplicada a la industria, y tuvo una idea sobre cómo podía aprovechar sus conocimientos con las aves que viven cerca de su casa.

Hans fue capaz de entrenar a las urracas del vecindario para que se convirtieran en eficaces recicladoras de tapas de botellas.

Lo hizo construyendo una máquina que acepta tapas de botellas y, a cambio, ofrece algo de comida. Básicamente como lo haría la máquina expendedora que utilizas para obtener una lata de refrescos o un paquete de patatas, solo que, en lugar de monedas, los pájaros utilizan tapones metálicos.

Las urrracas son lo bastante inteligentes como para aprender cómo funciona la máquina de reciclaje rápidamente.

La idea le vino a Hans cuando observó un día cómo unas urracas intentaban manipular unas cerraduras que tenía en el patio de su casa. Fue entonces cuando se dio cuenta de que estaba ante criaturas inteligentes y curiosas.

Decidió construir una máquina mediante la cuál podría entrenar a los pájaros para que recolectaran basura de su jardín a cambio de comida.

La máquina funciona de manera sencilla. Por un lado se encuentra el dispensador de comida, que suele estar compuesto por algunos frutos secos. Cada vez que una urraca deposita basura sobre un recipiente, se libera una porción de comida.

Hans añadió además algunos elementos extra al invento, como una cámara con la que poder monitorizar todo lo que ocurría alrededor de la cámara y obtener estas curiosas imágenes.