in

Este invento convierte arena del desierto en tierra de cultivo

El científico noruego Kristian Morten Olesen ha patentado un proceso para mezclar nanopartículas de arcilla con agua y unirlas a partículas de arena para acondicionar el suelo del desierto; ha estado trabajando en Liquid Nanoclay (LNC) desde 2005.

«El tratamiento le da a las partículas de arena un revestimiento de arcilla que cambia completamente sus propiedades físicas y les permite unirse con agua. Este proceso no involucra ningún agente químico. Podemos cambiar cualquier suelo arenoso de mala calidad en tierras agrícolas de alto rendimiento en solo siete horas»

La arena desértica tiene una baja capacidad de retención de líquidos, lo que hace que sea prácticamente imposible de cultivar. Al mezclar esta arcilla con la arena, ésta cambia sus propiedades y entonces pasa a ser capaz de retener agua, convirtiendo el terreno en fértil.

El invento funciona inyectando el componente directamente en el sistema de irrigación sobre la zona que se quiere convertir en fértil. El suelo, al absorber el componente, pasa a conservar el agua como una esponja, creando una capa de varios centímetros de grosor de tierra fértil.

El hijo de Kristian, Ole Morten Olesen, quien también es el director de operaciones de la compañía que fundaron, Desert Control afirma:

«Simplemente mezclamos arcilla natural con agua que se inserta en la arena, lo que crea una capa de medio metro en el suelo que convierte el suelo. arena en buen suelo fértil «.

 

Lo más interesante es que el proceso no incorpora ningún agente químico al proceso y el suelo tratado mantiene sus propiedades durante cinco años. Después de ese tiempo, se requiere un nuevo tratamiento para que la tierra pueda volver a labrarse.

De momento están realizando pruebas en los Emiratos Árabes Unidos en zonas que necesitan de mucha irrigación para poder cultivarse y, tras el tratamiento, han conseguido un 50% de ahorro en el gasto de agua.

El secreto de la felicidad es que alguien limpie tu casa, según un estudio

La policía se arma con pistolas de agua para capturar a criminales en motocicletas