Estos nuevos asientos de avión de dos pisos permiten a los pasajeros volar acostados en clase turista

Imagina que vas a tomar un vuelo y te haces todo el viaje con los ojos cerrados echando una siesta recostado sobre una cama. Y encima mejorando el distanciamiento social.

Hasta ahora, esto era algo reservado para unos pocos capaces de pagar asientos especiales en algunos vuelos pero ahora parece que la cosa puede llegar a generalizarse sin que el precio del billete se dispare a precios al alcance de solo unos pocos.

La idea no se basa en fabricar aviones más grandes, sino en la de rediseñar los interiores de las cabinas aprovechando mejor el espacio disponible.

El diseño se basa en reconfigurarlo las cabinas de los aviones con unos asientos reclinables instalados en dos pisos. También se muestra como eficaz a la hora de reducir la propagación de virus dentro del avión durante los viajes.

El proyecto de diseño se llama Zephyr Seat y pertenece al diseñador Jeffrey O’Neill de la empresa Zephyr Aerospace:

Creemos que los nuevos tipos de viajeros requerirán privacidad o querrán pagar más por eso tanto como pagarían por la capacidad de dormir

Básicamente, estos nuevos asientos se basan en aprovechar el espacio que hay entre un asiento típico y la parte superior, adaptando un asiento encima de otro.

Uno de los efectos positivos, que ya de por sí es interesante, es que encuentras más espacio para las piernas sin que la aerolínea tenga que reducir el número de pasajeros en un avión.

De momento es mejor no hacerse ilusiones demasiado pronto, solo se trata de un diseño que ya tiene a alguna compañía aérea detrás mostrando interés, pero parece una idea tan buena que sería raro que muchas empresas no acaben compitiendo por tener aviones como estos en su flota.