in

Estudiante diseña una alternativa al plástico hecha con piel de pez y algas

Cada vez hay más gente concienciada con el enorme problema que supone la contaminación plástica. Sobre todo cuando hablamos de contaminación de océanos y mares.

Los seres humanos crearon el material plástico debido, entre otras cosas, a su durabilidad, y ahora esa misma durabilidad significa que los plásticos están contaminando nuestros océanos y destruyendo los hábitats marinos durante décadas y siglos.

Por ese motivo cada vez hay más gente interesada en buscar alternativas al uso de materiales sostenibles y biodegradables, y un estudiante de diseño puede haber encontrado una solución muy interesante que puede reducir enormemente la contaminación plástica: un nuevo tipo de bioplástico.

La estudiante se llama Lucy Hughes y ha inventado un nuevo tipo de bioplástico al que ha llamado Marinatex. Lo interesante aquí es que está hecho con piel de pez y algas rojas, es decir, con residuos orgánicos de la industria pesquera y algas rojas.

La joven de 23 años espera que pueda reemplazar las bolsas de plástico y productos similares que ensucian nuestros océanos.

El bioplástico es más fuerte que una bolsa de plástico, no suelta toxinas y es completamente biodegradable y compostable, lo que significa que puede eliminarse a través de la recolección de desechos ordinarios.

«No tiene sentido que estemos usando plástico, un material increíblemente duradero, para productos que tienen un ciclo de vida de menos de un día. Y no estoy solo, hay una creciente comunidad de pioneros bioplásticos. que están trabajando para encontrar alternativas a nuestra dependencia del plástico.

«Con Marinatex, estamos transformando un flujo de desechos en el componente principal de un nuevo producto. Al hacerlo, hemos creado un material consistente, transparente y similar al plástico con un ciclo de vida más amigable para el planeta y apropiado para el producto para el empaque».

Lucy tuvo su primera visión de Marinatex después de visitar una compañía de pesca, donde vio de primera mano la cantidad de material de desecho orgánico producido por la industria.

Después de algunas pruebas y errores, Lucy descubrió que podía usar piel de pescado junto con algas rojas para producir un plástico efectivo y sostenible.

«Los bioplásticos de algas se están volviendo más comunes, pero el problema que enfrenté durante el desarrollo fue que las hojas que hice sin los residuos de pescado parecían volver a tener una forma de algas arrugadas.

«Mis experimentos iniciales involucraron otros tipos de desperdicios de pescado, como las conchas de mejillón y los esqueletos de crustáceos, antes de depositarlos en el desperdicio de pescado. El resultado fue una solución basada en el mar de origen local».

Actualmente, el proyecto es a muy pequeña escala, pero Lucy ha calculado que el material de desecho de un bacalao del Atlántico podría producir aproximadamente 1.400 bolsas de Marinatex, lo que significa que definitivamente tiene mucho potencial.

Se fabrica esta increíble mecedora para leerle cuentos a 3 hijos a la vez

Inventan el primer taxi volador que funciona con hidrógeno