in

Estudiantes Fabrican Papel Con Hojas Caídas De Árboles Para Evitar La Tala De Bosques

¿Por qué no se le ocurrió antes a alguien?

Cuando llega el otoño las ciudades y bosques se llenan de hojas caídas de árboles, hojas que normalmente acaban siendo recogidas por el servicio de basuras de la ciudad. Curiosamente, a nadie se le ocurrió hacer algo útil con toda esta enorme biomasa que se echa a perder, al menos hasta ahora.

Unos estudiantes ucranianos de apenas 16 años querían ir a un concurso de proyectos medioambientales. Mientras caminaba por el bosque por su pueblo natal, a Valentyn Frechka se le ocurrió una idea: ¿Por qué no fabricar papel utilizando las hojas caídas?

Sin duda, pensó, producir papel de hojas en lugar de madera debe ser más barato y mejor para el medio ambiente, ya que no es necesario cortar árboles.

Irónicamente, los profesores de su instituto intentaron disuadirlo de la idea. Pero él siguió experimentando, primero en la cocina de sus padres y luego en el laboratorio de la escuela, y finalmente produjo el componente básico del papel: pulpa de celulosa.

Mientras experimentaba, Frechka investigó sobre tecnologías de fabricación de papel ya existentes, pero no encontró ninguna información sobre científicos que trataban de crear papel a partir de hojas. Fue solo cuando patentó su invención casi un año después que descubrió que había al menos dos intentos.

Científicos en Alemania y Japón trataron de hacer papel de hojas de roble y ficus, respectivamente, pero no pudieron producir mucha pulpa. Según Frechka, su enfoque fracasó porque utilizaron métodos destructivos para extraer pulpa con altas cantidades de fibras de celulosa puras, mientras que las hojas no contienen gran parte de ella.

Pero Frechka se decidió por un objetivo más modesto: extrajo pulpa que era solo medio celulosa. Aunque no es adecuada para papel imprimible, esta pulpa de celulosa se puede utilizar para envoltorios y embalajes, bolsas, cartón, cajas de cartón y contenedores moldeados.

Recientemente fundó la empresa RE-Leaf PAPER en asociación con Andriy Vartsaba. Llegaron a un acuerdo con la empresa Kievzelenbud para el suministro de hojas caídas de Kiev y produjeron sus primeras 1,5 toneladas de papel industrial reciclado.

El papel obtenido tiene una densidad de 90 y 100 g/m2, un espesor de 0,2 mm y una resistencia a la punción de 285 kPa. El papel se utilizará para hacer muestras de bolsas de papel, utensilios y cartón.

Su objetivo ahora es atraer inversiones para construir una planta industrial con una capacidad de procesamiento de 20.000 toneladas de hojas caídas por año.