Hace tanto frío que las Cataratas del Niágara se congelaron, y las fotos son increíbles

Las Cataratas del Niágara son un espectáculo increíble compuesto por tres grandes cataratas situadas justo en la frontera entre Canadá y EEUU, concretamente entre Ontario y Nueva York.

La más grande de las tres es la catarata de la herradura y la más pequeña se le conoce como ‘el velo de la novia’, separada de las otras dos por una pequeña isla.

Mientras que el agua corre libremente por las cataratas durante gran parte del año, cuando llega el invierno a veces se produce un efecto que convierte a las cataratas en algo que parece salido de una película de fantasía.

Todo se congela y parece como que el tiempo se detuvo para crear un entorno mágico. Grandes carámbanos colgante, rocas de hielo y plantas congeladas configuran un escenario espectacular.

 

Agua colgante

 

Parece un dibujo, pero son las cataratas del Niágara

 

Todo parece congelado en el tiempo

 

Estas plantas que parecen corales bajo el agua

 

Un invierno mágico

 

Una espiral de hielo

 

¿La casa de Elsa?

 

Cielos azules y aguas azules sobre la nieve

 

Una rama congelada

 

Un diente de hielo

 

Te entra frío solo de mirar la imagen

 

Burbujas de nieve que parecen osos polares

 

Hielo azul

 

Dos personas disfrutando de la vista a pesar del frío

 

Una mañana en las cataratas del Niágara

 

Una escena salida de Narnia

 

 

Parece una nube congelada

 

 

Parece pelo que cuelga

 

Seguro que no te atreverías a mirar por esos prismáticos

 

Estos espectadores están asombrados por las maravillas congeladas alrededor suya

Artista ilustra su vida diaria con su mujer en cómics

20 Fotos mejores que Photoshop