in

Inventan barreras curvas para proteger a la gente de la contaminación en las carreteras

Investigadores del Imperial College de Londres han diseñado una nueva barrera curva que puede proteger a la gente y especialmente a los niños de la contaminación del aire que se produce en las carreteras y calles.

Los niños son más vulnerables y están más expuestos a la contaminación del aire por la sencilla razón de que, al ser bajitos, están más cerca del suelo, lugar donde la contaminación ambiental suele asentarse con más densidad.

El Dr. Collins decidió ponerse a investigar soluciones al problema.

Pensé: ¿qué puede hacerse? ¿Y qué puede hacerse ahora? Así que empecé a investigar el efecto de los muros a lo largo de las carreteras. Se hizo evidente que a lo largo del lado de los peatones de estos muros de las carreteras, se producen vórtices en los que la calidad del aire puede incluso empeorarse, ya que los contaminantes quedan atrapados en ellos.

Después de realizar algunas investigaciones, el Dr. Collins descubrió que a lo largo del lado peatonal de las paredes de la carretera, hay vórtices donde la calidad del aire puede ser peor porque la contaminación queda atrapada.

El Dr. Collins pensó la idea de un diseño urbano que redujera estos efectos de vórtice y mejoraría la calidad del aire para los peatones y especialmente los niños.

La idea no es 100% nueva, ya que se basa en el funcionamiento de los deflectores de aeródromos y las paredes acústicas curvas junto a las autopistas de países del norte de Europa.

Por lo tanto, la idea tiene el extra de que puede también reducir la contaminación acústica en los alrededores de carreteras y calles con mucho tránsito.

El Dr. Collins y su equipo descubrieron que las estructuras curvas dispersan más eficazmente los contaminantes hacia las carreteras y mejorarían muy rápidamente la calidad del aire para los peatones de una manera barata.

El invento no está carente de problemas. El primer obstáculo a salvar está en que estas estructuras reducen la visibilidad para los conductores que circulan cerca de ellas, pero los investigadores son optimistas sobre su utilidad, así que es probable que acabes encontrando estos reductores de contaminación allá donde vives.