in

Inventan ruedas para coches que no llevan aire, no se pinchan y son todoterreno

Tener un coche implica que, tarde o temprano, vas a encontrarte con la desagradable situación en la que se te pincha una rueda. Pero es posible que esta escena sea algo del pasado gracias a este nuevo invento.

Lo han desarrollado entre Michellin y GM y se trata de, literalmente, reinventar la rueda. No porque tenga una forma diferente a la clásica, sino por la estructura con la que se fabrica. La principal diferencia con el resto de ruedas clásicas es que no se trata de una llanta llena de aire, por lo que no se puede pinchar ni desinflar. Encima es todo terreno.

Las nuevas ruedas llevan el nombre de Upis (Sistema neumático a prueba de pinchazos) y apareció oficialmente como prototipo recientemente, así que es muy probable que las encuentres comercialmente en breve.

Su resistencia está basada en la estructura de la rueda y en el material utilizado para su fabricación, una mezcla de resina y fibra de vídrio.

Una vez que la tienes instalada en tu vehículo le dices adiós a los pinchazos y reventones, reduciendo la posibilidad de accidentes y retrasos cambiando ruedas.

Además, como no hay que volver a inflarlas ni preocuparte por posibles daños superficiales, apenas si necesitan mantenimiento, así que la duración media es mucho más alta que la de las ruedas clásicas.

Otra ventaja es la ecológica, puesto que el número de ruedas desechadas que acaban tiradas en basureros se reduciría drásticamente.

De momento se está instalando en algunos vehículos Chevrolet y se espera que se comercialice para otros vehículos en pocos años.

Otra ventaja futura de instalar estas ruedas en tu vehículo es que ya no ibas a necesitar llevar una rueda de repuesto en el maletero ni herramientas para cambiar ruedas pinchadas.

Esperemos que estas ruedas se popularicen, ¡porque todas son ventajas!

 

 

 

Estudio afirma que los hombres maduran a los 43 años, 11 años después que las mujeres

Inventan zapatos con GPS para localizar a enfermos de Alzheimer y demencia senil