in

La futurista ciudad que construye Toyota en Tokio a faldas del Monte Fuji se llama Woven City

Los japoneses siguen empeñados en vivir en el futuro antes que el resto de la humanidad. La famosa marca de automóviles Toyota ha revelado recientemente su proyecto para crear un proyecto faraónico.

Akio Toyoda, el presidente de Toyota Motor, anuncia el inicio de la construcción de una nueva ciudad a la que llamarán Woven City y donde vivirán en principio empleados de la compañía. La ciudad además servirá como un laboratorio vivo para probar los productos más avanzados de la empresa y avanzar en la movilidad, la autonomía, la conectividad, la infraestructura impulsada por hidrógeno y la colaboración en la industria.

Woven City tiene como objetivo unir a la gente y las comunidades en un futuro habilitado por la tecnología pero basado en la historia y la naturaleza

La ciudad estará ubicada en una antigua fábrica de 700.000 metros cuadrados cerca de la ciudad de Susono en Shizuoka, en los alrededores del Monte Fuji.

La ciudad utilizará energía solar, energía geotérmica y tecnología de pila de combustible de hidrógeno para esforzarse hacia una sociedad neutra en carbono, con planes para comenzar ya mismo.

El proyecto generará una comunidad cercana de personas, agrupadas en un entorno particular. Con el objetivo de lograr una sociedad neutral en carbono, la intervención propone una ciudad conectada, con un nuevo equilibrio entre vehículos, formas alternativas de movimiento, personas y naturaleza.

La infraestructura de la ciudad se encuentra bajo tierra, fuera de la vista. Incluye servicios como energía de hidrógeno, filtración de aguas pluviales. Igualmente, una red de entrega de mercancías evita que camiones y vehículos de transporte circulen por la superficie de la ciudad.

Por otro lado, el entorno construido, una construcción de madera y fibra de carbono con paneles fotovoltaicos instalados en los techos. Manteniendo una mezcla de vivienda, comercios y negocios, las estructuras combinan la artesanía tradicional y las futuras tecnologías sostenibles.

Las residencias en la ciudad tejida probarán nuevas tecnologías, como la robótica en el hogar, para ayudar con la vida diaria. Estos hogares inteligentes aprovechan la conectividad completa utilizando la tecnología de IA basada en sensores para realizar funciones como entregas automáticas de comestibles, recogida de ropa o eliminación de basura, todo mientras disfrutan de espectaculares vistas del monte Fuji.