Madre de 98 se muda a para cuidar de su hijo de 80, porque ‘nunca dejas de ser una madre’

No hay nada más fuerte que el amor entre una madre y su hijo, y esta historia es un ejemplo de lo fuerte que es esa unión. Esta mujer se llama Ada y tiene 98 años. Se ha mudado para vivir con su hijo mayor, Tom, de 80 años en un hogar de cuidados especiales en Liverpool para cuidar de él, y los dos son la mar de felices.

Ada tuvo 4 hijos con su marido. Antes de jubilarse, Tom trabajaba como pintor y decorador. En el año 2016 se mudó a una residencia porque necesitaba más cuidados.

Ada y su hijo son inseparables y les encanta pasar tiempo juntos, sobre todo viendo la tele y jugando a juegos. “Le digo buenas noches a Tom cada noche y voy a darle los buenos días por la mañana”. Ada, que trabajaba como enfermera, dice que “cuando salgo a la peluquería él cuida de mí para ver cuándo regreso. Cuando vuelvo me recibe y me da un gran abrazo”.

Tom está feliz “Son muy buenos aquí y estoy contento de ver a mi madre más ahora que vive aquí. Me cuida muy bien, aunque a veces me dice ‘cuídate tú solito'”.

Es raro ver madres e hijos juntos en la misma residencia y realmente queremos que el tiempo que pasen juntos sea lo más especial posible. Como suele decirse “Nunca dejas de ser una madre”. liverpoolecho

Si pensabas que los murciélagos dan miedo, estos te van a hacer cambiar de opinión

30 Fotos ‘coincidencia’ que tienes que mirar dos veces