in

Mientras más hijos tenga una mujer, más lentamente envejece, según un estudio

Un estudio realizado por investigadores de la Universidad Simon Fraser sugiere que la cantidad de niños que nacen de una mujer influye en la velocidad con la que su cuerpo envejece.

El estudio dirigido por el profesor de ciencias de la salud Pablo Nepomnaschy y la investigadora postdoctoral Cindy Barha descubrió que las mujeres que dan a luz a más niños sobrevivientes exhibían telómeros más largos. Los telómeros son las puntas protectoras que se encuentran al final de cada cadena de ADN y son indicativas del envejecimiento celular.

Los expertos creen que a medida que las personas envejecen, sus telómeros se acortan. La duración de los telómeros está relacionada con una mejor salud y una vida más larga.

En términos básicos, a medida que envejecemos, nuestro telómero se acorta de forma natural. Cuanto más corto sea el telómero, más se mostrarán los signos del envejecimiento en cosas como la piel y las uñas.

En términos específicos y científicos, el estudio analizó la cantidad de hijos que tiene una mujer y la duración de su telómero.

Durante un período de 13 años, 75 mujeres en dos comunidades rurales de Guatemala fueron seguidas y se les tomaron muestras de ADN dos veces. Uno de los líderes del estudio, el profesor Pablo Nepomnaschy, cree que los niveles de estrógeno pueden desempeñar un papel en la preservación de los telómeros:

“El ritmo más lento de acortamiento de los telómeros que se encuentra en los participantes del estudio que tienen más hijos puede atribuirse al aumento dramático en el estrógeno, una hormona producida durante el embarazo. El estrógeno funciona como un potente antioxidante que protege las células contra el acortamiento de los telómeros»

¿Cómo te sientes acerca de esta noticia? ¿Tienes una gran cantidad de niños? ¿Crees que estás envejeciendo más lento o no?

Energizer lanza el móvil con la batería más potente del mundo, un mes y medio encendido!

Las fotos más graciosamente raras de casas tomadas por inmobiliarias, algunas dan miedo