Mujer adopta gato sordo sin orejas que nadie quería, luego la salva a ella

Esta mujer que ves abajo, Molly Lichtenwalner, sufría de un problema de ansiedad grave debido a un accidente de coche que sufrió. Después de eso pensó que una mascota podría ayudarla a estar relajada.

Lo interesante de la historia es que el gato que adoptó se llamaba Otitis, un curioso nombre para un gato que sufría de problemas en los oídos hasta el punto de que sus dueños decidieron amputarle las orejas. El gato parece que quedó tan feo que los dueños decidieron abandonarlo.

Aquí es donde Molly encontró a Otitis y adoptó al gato que nadie quería. Lo mejor de la historia es que, a partir de entonces, Molly mejoró de su ansiedad “nada me ayudaba más que abrazar a este amigo peludo”. Otitis se convirtió en el mejor soporte emocional para Molly hasta el punto de que ella misma dice “Es la mejor cosa que hice nunca, yo no lo rescaté a él, él me rescató a mí“. Instagram

 

Otitis, el gato sin orejas que fue abandonado y vivía en un refugio para animales

gato-sordo

gato-sordo-001

 

Solo Molly quiso hacerse cargo del gato

gato-sordo-002

 

A partir de entonces Otitis ayuda a Molly a superar sus ataques de pánico y ansiedad

gato-sordo-003

gato-sordo-004

gato-sordo-005

gato-sordo-006

gato-sordo-007

gato-sordo-008

 

“Definitivamente él me salvó a mí, no yo a él”

gato-sordo

Este cocinero italiano crea mundos en miniatura con sus postres

El mejor jefe del Mundo regala a trabajadores 1.260 coches y 400 pisos