in

Mujer de Uganda tiene 44 hijos, nos cuenta cómo es su vida

Hoy día la gente parece que no quiere tener hijos, o se conforma con tener uno o dos. Es la sociedad actual la que nos impone ese modelo, pero todavía encuentras familias a la antigua usanza en muchas partes del mundo, precisamente por eso son zonas donde se concentra la mayoría de la población del planeta.

Esta mujer no solo cruza la línea de lo normal, sino que tiene 44 hijos. No es broma ¿piensas que no ha tenido tiempo de tener a tantos? Bueno, perdió a 6, todavía le quedan 38.

Se llama Mariam Nabatanzi y tuvo una vida dura. Sus padres la vendieron cuando tenía 13 años a un hombre que tenía más 27 años. Un año después tuvo a sus primeros bebés gemelos. Al año siguiente trillizos y, al año siguiente, cuatrillizos.

Su capacidad para concebir tantos una cuestión genética.Es el resultado de variaciones genéticas específicas que se heredan. Incluye los casos en que una mujer ovula más de una vez y cuando se libera más de un óvulo se aumenta las posibilidades de que más de uno sea fertilizado.

Siendo todavía adolescente, Mariam ya tenía varios hijos, pero la cosa no quedaba ahí. “Mi marido tenía muchos hijos de sus relaciones pasadas y tenía que cuidarlos porque sus madres se habían ido”.

Cuando Mariam tenía 23 hijos decidió pedir a unos médicos que le realizaran una operación para no tener más hijos. Pero los doctores le dijeron que tenía un problema en los ovarios y que una operación podría ponerla en riesgo vital. Mariam siguió teniendo hijos hasta un total de 44. 6 veces gemelos, 4 veces trillizos, 3 veces cuatrillizos y solo 2 niños nacieron sin copia. 6 de ellos murieron.

 

Su marido desaparece durante épocas, a veces meses, a veces años, así que tiene que encargarse ella de la familia. Su hijo mayor tiene ahora 23 años.

Sin embargo Mariam no se siente mal, al contrario, dedica su vida a dar amor y cariño a todos sus hijos y darles todo lo que necesitan para su futuro. Cada día necesitan de 10 kg de harina de maíz, 7 kg de legumbres y 4 kilos de azúcar.

Todos los niños van al colegio. Su primera hija es enfermera y otros trabajan como obreros de la construcción. “Estoy contenta de que mis hijos vayan al colegio porque todos tienen ambiciones, quieren ser doctores, profesores y abogados. Les ayude a que lo consigan ya que es algo que yo no pude hacer”.

Para sobrevivir, Mariam recolecta hierbas para vender, cocina tartas y dulces, fabrica ladrillos, peina, organiza eventos. “Sé que todos estos niños son un regalo de Dios que tengo que cuidar, hago lo mejor que puedo para ellos”.

“Sigo luchando para asegurarme de que mis hijos tienen que comer, nunca los abandonaré incluso si sufrimos para sobrevivir cada día”.

“No olvidemos nuestras responsabilidades, porque el matrimonio es una responsabilidad común para hacer crecer a tus hijos”.

Los vecinos de la prolífica dama le han otorgado el mote de Nalongo Muzaala Bana, que en lengua suajili significa “la madre jimagua que produce cuatrillizos”.

 

20 Cosas que la gente no esperó encontrar en sus viajes

30 Fallos de diseño que cuesta creer que hayan ocurrido de verdad