in

Niño de la calle quiere venderle flores a turista y su respuesta da la vuelta al mundo

Un día, un niño estaba de pie vendiendo una corona de flores en Mandaluyong, Filipinas, y pidiendo dinero fuera de un centro comercial llamativo y repleto de gente cuando, de repente, se encontró con un turista extranjero llamado Kris Carroll. Al ver la mirada del niño y las piernas ennegrecidas, no solo compró flores para apoyarle, sino que también llevó al niño a la tienda a comprar un par de zapatos.

El desconocido se encontró con el niño que estaba afuera del centro comercial y lo llevó adentro para comprar un par de zapatos.

Quizás demasiado sorprendido por la acción del extranjero, el vendedor ambulante estaba muy tímido y no hablaba mucho. Ni siquiera se atrevió a aceptar un regalo caro porque tenía miedo de que otros se lo robaran. Hasta que lo animaron y los empleados de la tienda comenzaron a medir sus pies para tener las medidas del calzado, entonces el niño se sintió más cómodo y sonrió felizmente. Eligió un par en el estante que se estaba de rebajas en un 40% y en sus ojos se quedó un brillo feliz de bebé.

 

El personal de la tienda midiendo el pie del niño

El hombre elige para sí mismo los zapatos que se descuentan y cuestan alrededor de 2.7 millones de dólares vietnamitas que, al cambio, equivalen los 100 euros. Este es probablemente un número que nunca olvidará.

 

Sin detenerse allí, después de dejar la zapatería, el Sr. Kris también lo llevó a la tienda de ropa para comprar ropa nueva. Mientras esperaba el pago, el turista también compró comida para el niño y luego el niño le dio todas las flores que tenía en la mano como regalo. La cantidad de flores no vale mucho dinero y el turista probablemente no sabrá cómo usarlas, pero muestra la gratitud de la ayuda.

No solo comprando zapatos, Kris también lo llevó a comprar ropa nueva.

Esta historia ocurrió hace unos meses pero ahora se ha convertido en un tema de gran interés en todo el Internet en las Filipinas, cuando recopiló 30,000 me gusta y de ahí la historia se ha extendido a todo el mundo. El chico afortunado llamado Warren, de 14 años, vivía en la ciudad de Pasig. En cuanto al turista, había muchas cadenas de televisión que querían entrevistarlo sobre este hermoso momento, pero Kris se negó por razones de trabajo y no tuvo tiempo. Solo compartió que recibió suficiente atención y esperaba ver cómo otros repetían sus acciones, porque así es como mejoramos el mundo.

Warren tuvo mucha suerte de conocer a Kris. Este hombre no solo le dio un par de zapatos, sino que también le dio una gran lección sobre el amor humano y la empatía por la gente.

Este fotógrafo echa polvos de colores sobre perros y las fotos son impactantes

Niña camina con los brazos en alto hacia la policía que acaba de arrestar a sus padres