in

Padre e hijo viven en una gasolinera, pero espera a ver el interior

Robert Guthrie vio una oportunidad única y no se lo pensó dos veces, aunque fue algo que dejó atónitos a muchos amigos, familia e incluso a su propio hijo.

padre-hijo-gasolinera-fb

Cuando Robert se fijó en que una vieja gasolinera abandonada de 100 años de antigüedad estaba a la venta, no se lo pensó dos veces.

Sin dudarlo, la compró por poco dinero y se encontró con un tesoro. Casi 200 metros cuadrados de espacios listos para personalizarlo a su gusto.

Al principio, muchos tacharon a Robert de loco, pero cuando vieron el resultado final cambiaron de idea.

El vídeo de abajo está en inglés, pero te sirve para echar un vistazo al interior de la vivienda. Una cubierta para la azotea le da muchos metros cuadrados extra de espacio. Una escalera con ascensor hidráulico, un jacuzzi y una moderna cocina son otros elementos llamativos. Desde luego, el interior es increíble!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Estas imágenes muestran cómo cambia la vida después de casarte

Usan pegatinas reflectivas terroríficas contra los conductores con luces largas