in

Pedro González, el ‘hombre lobo’ canario que inspiró ‘La Bella y la Bestia’

Pedro González o Petrus Gonsalvus nació en las Islas Canarias en 1537. El Rey Enrique II se enteró de su existencia y tuvo tanta curiosidad que ordenó su traslado a Francia cuando apenas tenía 10 años. Probablemente, el Rey tuvo conocimiento sobre Gonsalvus cuando escuchó noticias suyas a través de marineros y navegantes que hacían escala en las islas. Cuando llegó a Francia, fue un acontecimiento por lo desconocido de su condición.

Una vez en la corte, Pedro González no fue ridiculizado, al contrario, fue integrado en la sociedad y se le buscó oficio, ayudante del panadero real, encargándose de poner la mesa y servir comida.

Por fortuna para Gonsalvus, Enrique II tenía conocimiento de la lengua española, así que pudo descubrir de boca del niño cómmo se llamaba y de dónde venía, y que su padre era un jefe tribal de los antiguos guanches.

Desde el principio, el rey se propuso apartar el aspecto asalvajado de Gonsalvuls y le asignó tutores que lo educaron adecuadamente en humanidades y en latín, lengua (estudio reservado en la época solo para la aristocracia) y demostró que gozaba de una gran inteligencia y curiosidad por las ciencias.

Finalmente, Gonsalvus fue nombrado ‘bouche du roy’ (servicio de boca del rey), puesto reservado para nobres de mayor rango, y un suel de de 240 libras anuales. Además le concedieron el derecho de anteponer ‘Don’ a su hombre por ser descendiente de rey guanche, fue vestido con trajes ostentosos con la idea de aumentar la atracción que Gonsalvus ejercía sobre la nobleza, interesada en aquellos tiempos por las cosas diferentes.

Un diplomático del rey de Italia en la corte francesa lo describió así:

Su cara y su cuerpo esta recubierta por una fina capa de pelo, de unos cinco dedos de largo (9 cm.) y de color rubio oscuro, mas fina que la de una “marta cibellina” y de olor bueno, si bien la cubierta de pelo no es muy espesa, pudiéndose apreciar bien los rasgos de su cara.

 

Su fama y aceptación fue tal que en 1573 se casó con una joven parisina que se llamaba Catherine, probablemente dama de compañía de Catalina de Médecis. Tuvieron seis hijos juntos, cuatro de ellos heredaron la hipertricosis. Se tiene constancia de que algunos nietos también tuvieron esta herencia.

Estos cuatro hijos con hipertricosis fueron cedidos a diferentes nobles de la época. Una de las pequeñas, Antonietta, fue regalada de alguna manera cuando cumplió los 12 años de edad a la marquesa de Soragna, quien se encargó de ella de la misma manera que Enrique II se había encargado de su padre.

La gente que padece el síndrome de Ambras o hipertricosis universal congénita presentan vello por todo su cuerpo, un vello espeso, largo y coloreado, dando una apariencia que, sobre todo en épocas antiguas, se relacionaba con los hombres lobo. Se trata de una alteración genética en el cromosoma 8 que es muy poco frecuente, solo lo sufren una persona de cada 1.000.000.000 en el mundo. Aun así, se trata solo de un problema estético, porque no afecta negativamente a la salud de quien lo padece.

A la muerte de Catalina de Médicis, la familia fue enviada a la corte de Italia, con los mismos privilegios que tuvieron en la corte francesa, aunque de manera más discreta.

Pedro González murió en 1618 con 81 años en Capodimonte, Italia, y se cree que su caso es el más antiguo conocido de hipertricosis de los que se han descrito en Europa.

Según investigadores, el matrimonio de Petrus Gonsalvus con la dama Catherine fue la inspiración para el cuento La Bella y la Bestia. (wikipedia)

20 Personas cuya edad es todo un éxito

Su mujer lo deja sin nada menos con un perro, así que lo pone en escenarios graciosos