in

Regalan una tortuga a una mujer cuando cumple los 10 años y ya llevan juntas 56 años

La mayoría de la gente que tiene una mascota sabe que una de las cosas negativas que tiene es que su esperanza de vida es relativamente corta. Si te haces con un perro o un gato apenas vas a tener poco más de una década de su compañía, pero esto es algo que no le ocurrió a esta mujer de EEUU.

En lugar de recibir el tradicional gato o el hamster de turno, alguien le regaló una tortuga cuando cumplió 10 años. KARE 11

La mujer, Jeanna Smith, era muy fan de las tortugas, así que su padre le regaló una, a la que llamó George, para su cumpleaños, con la idea de que ella aprendiera a ser más responsable. «Me encantaban las tortugas».

Desde que recibió a George como regalo, Jeanna la consideró como una amiga especial que iba a estar siempre a su lado, sin importar donde fuera. Así que se la llevaba de paseo, en bicicleta o incluso cuando se iba de vacaciones.

La familia de Jeanna trató a la tortuga como si fuera un miembro más, y suelen prepararle festines basados en verdura y frutas.

A medida que Jeanna fue creciendo, se llevó a la tortuga con ella a la universidad. En el campus tenían prohibida la entrada a tortugas, pero ella se las apañó para tenerla siempre cerca.

El futuro marido de Jeanna tuvo que aprender que tendría que convivir con las dos, porque la tortuga iba incluida en el paquete.

Los hijos llegaron y se encontraron con una compañía poco habitual, una mascota que no puedes sacar de paseo o decirle que se suba a tu regazo.

Ahora, Jeanna y su tortuga George han sido los amigos mas cercanos durante más de medio siglo. Ha estado cuidando de ella durante todo este tiempo, aunque no siempre exenta de problemas.

«Tres veces George escapó de su patio trasero, la más reciente en 1988 cuando se hundió debajo de una cerca. Un equipo de noticias de televisión apareció cuando George fue descubierto escondido debajo de un follaje en el patio de un vecino. Fue llevado rápidamente a su casa»

Las tortugas como George pueden vivir en estado salvaje hasta 60 años, pero con los cuidados suficiente, puede llegar a superar el siglo, así que es de esperar que siempre esté haciendo compañía a Jeanna.

El maratón de Londres reemplaza las botellas de agua con bolsas de agua biodegradables y comestibles

«Retratos genéticos» de familias que muestran la magia del ADN