Resulta que el Sistema Solar donde vivimos no es como pensábamos que era

 

La Tierra es redonda, Mercurio es el planeta más caliente y el Sol es amarillo. Estas afirmaciones son sencillas y hechos conocidos por todo el mundo.

 

Sin embargo, es hora de darle una vuelta a estas ideas porque fíjate la cantidad de errores que se asumen sobre el sistema solar en el que vivimos!

 

¿Es La Tierra perfectamente esférica?

Paradójicamente, es cierto y no es cierto a la vez. La forma de nuestro planeta está cambiando continuamente debido al movimiento de las plataformas continentales. Desde luego, este movimiento es muy pequeño, unos 5cm al año. Pero tiene un efecto en la apariencia del planeta que, de hecho, no es perfectamente esférico.

 

Seguramente has visto la imagen de abajo mostrando que La Tierra tiene forma de ‘patata’. En realidad lo que muestra es las diferencias de gravedad del planeta, pero no muestra su forma real.

 

¿Tiene La Luna un lado obscuro?

Los rayos solares reflejados sobre la superficie de La Luna, dejando el otro lado en obscuridad permanente, es otro hecho que cree mucha gente. Viene de la idea de que el satélite tiene una cara que está siempre de cara a La Tierra, mientras que la otra mitad no se puede ver desde el suelo.

De hecho, el Sol ilumina y calienta ambas caras, la visible y la invisible. Lo que ocurre es que el tiempo que tarda La Luna en girar sobre sí misma es el mismo que tarda en dar la vuelta a La Tierra, por eso solo vemos una cara.

 

¿Es la temperatura de Mercurio la más alta de los planetas?

Mercurio es el planeta más cercano al Sol. Por lo tanto, su temperatura debería ser más alta que la de otros planetas. Sin embargo, resulta que el planeta más caluroso de nuestro sistema solar es Venus. La temperatura en Mercurio ronda los 350º, mientras que en Venus se alcanza 480º.

El motivo es que Venus tiene atmósfera y Mercurio prácticamente no. El dióxido de carbono que se encuentra rodeando Venus crea un efecto invernadero que hace al planeta en increíblemente caliente.

 

 

¿Es el Sol solo una gran bola de fuego?

Todo el mundo sabe que la temperatura en la superficie del Sol es enormemente alta, más de 5.700º. Es lógico pensar que se trata solo de una gran bola de fuego. Sin embargo, esto no es exacto.

Pensamos que el fuego es solo energía en forma de luz y calor, pero en realidad se producen reacciones termonucleares que implican convertir unos elementos en otros, produciendo luz y energía. Esta energía pasa a través de todas las capas del Sol hasta alcanzar su superficie, y nos da la sensación de que está ardiendo.

 

¿Es el Sol realmente amarillo?

Todo el mundo sabe que el Sol es amarillo, de hecho está catalogado como ‘estrella enana amarilla’, así que no hay motivos para penar que no sea de ese color.

Sin embargo, la realidad es que el Sol es de color blanco, como el resto de estrellas. ¿Por qué lo vemos amarillo? La luz que llega de la estrella atraviesa la atmósfera se filtra y los tonos azules y verdes, con longitudes de onda más corta, se pierden, llegando a nosotros solo los tonos amarillos y rojos. Si salieras de la atmósfera terrestre, verías al Sol con su color real.

 

¿Explotaría un ser humano en el espacio sin traje espacial?

Según las películas de Hollywood, si te encuentras de repente en el espacio sin traje espacial, acabarías explotando.

En realidad, nuestra piel es tan flexible que puede mantener tus órganos en su lugar. Las paredes de las venas evitarían que la sangre hirviera gracias a su elasticidad.

Más aún, la ausencia de presión externa en el espacio, la temperatura a la que la sangre hierve aumenta 46º.

En lugar de eso, sería el agua contenida en nuestras células la que comenzaría a hervir. El cuerpo aumentaría de tamaño y se expandería, pero sin explotar.

Alguien en el espacio moriría por falta de oxígeno. A los 15 segundos de entrar en el espacio sin traje espacial perderías el conocimiento.

 

 

¿Está La Tierra más lejos del Sol en invierno que en verano?

Este es otro mito que parece lógico. Si el invierno es más frío que el verano, eso significa que La Tierra está más lejos del Sol. En realidad, suele ocurrir lo contrario. ¿Cómo puede ser?

Además de dar vueltas alrededor del Sol, La Tierra da vueltas sobre sí misma, por eso tenemos los días y las noches. El eje del planeta que pasa desde el polo norte al polo sur, no es exactamente perpendicular a la órbita del Sol, desde la que nos llegan los rayos de luz. Debido a esta inclinación, durante la mitad del año la luz solar llega en mayor proporción sobre el hemisferio sur, y durante la otra mitad del año en el norte.

Como sabes, el verano en la mitad sur del planeta es más caluroso que en el norte. Esto es debido a que La Tierra está más cerca del Sol en enero, que es cuando es verano en el sur.

14 Ejemplos de cómo han cambiado los logos de empresas famosas

12 Cosas que hacen diferente hombres y mujeres