in

Suecia renuncia a las Olimpiadas, usa el dinero para construir viviendas para los suecos

Poner en marcha unas olimpiadas requiere de un gran esfuerzo a nivel económico y humano. Es por eso que muchos países, ante el desafío de organizar un evento deportivo como este, necesite de varios años para edificar estadios y edificios y organizar todo lo necesario para que todo esté a punto y no haya ningún fallo.

Teóricamente, todo este esfuerzo luego viene retornado al país en forma de publicidad, turismo y mejora de la reputación a nivel internacional. Pero todo eso no parece ser suficiente para los suecos, que han tomado una decisión que nunca antes se había visto.

Todo el dinero necesario para organizar olimpiadas sale, obviamente, de los impuestos a los ciudadanos. Es por esto que el gobierno de Estocolmo, Suecia, ha decidido retirar su candidatura para albergar los juegos olímpicos de invierno y, en su lugar, destinará todo el dinero a invertir en la comunidad.

El alcalde de Estocolmo recibió una petición popular que tuvo mucho apoyo, se puso a hacer cuentas y decidió invertir todo el dinero que costaría la organización del evento deportivo en la construcción de viviendas sociales para los más necesitados.

Los políticos analizaron bien la situación y las posibilidades que existían y llegaron a la conclusión de que ‘No dar prioridad a la realización de los Juegos Olímpicos si hay otras necesidades, como la construcción de viviendas‘.

De esta forma dejaron claras cuáles eran sus prioridades como gobierno y cómo pensaban que deberían de invertir el dinero público.

La candidatura de Estocolmo para organizar los Juegos Olímpicos de invierno no es nueva, pero decidieron retirarla antes de que avanzara más el proceso de selección y, en su lugar, comenzaron con la construcción de viviendas para los necesitados.

Al final, decidieron destinar mucho dinero a fines sociales en lugar de convertirse en sede de los Juegos Olímpicos. ¿Crees que hicieron bien?

Este diseñador hace ‘tatuajes bordados’ y quedan así de increíbles

El maratón de Londres reemplaza las botellas de agua con bolsas de agua biodegradables y comestibles